History of a conversion: Story of a new Jew

 

It all starts when one morning when I checked my e-mail and found with surprise that Rabbi Daniel Mehlman was to visit the city of Mexicali. Quickly and without hesitation, I called Naomi, president of the Jewish community in the city and asked if I could attend the event. It had been several years since I saw my teacher, friend and rabbi. We had a very nice Sabbath, and he told me that in just over a month he would visit San Miguel de Allende for conversions. He invited me to present myself to the Bet-Din.

I contacted Daniel Lessner, a leader of the San Miguel community, who gave me a warm welcome even though we had never met. He was so warm that I dared to express my concern about the accommodations. (Earlier, I had been asked about my level of observance in Judaism; I had said kosher and Shomer Shabbat, and that I attend a Chabad synagogue.) He said, "no problem" Gary Corn would host me, and Dan reassured me about kashrut: Gary kept Shomer Kashrut and Shabbat, like me.

The day came that I had awaited for many years. On the eve of Shabbat, I arrived in San Miguel, since Lessner invited me to celebrate with them. I reached Calle Organos, where Gary's house was, found the number, but hesitated. Then I saw the mezuzah on the doorpost, which immediately calmed me.

A tall man with a long white beard opened the door, and greeted me a warm "shalom". I could see that he did not speak Spanish, and I do not speak much English, but he was so hospitable and friendly, I felt at home.

We were to have Shabbat dinner at the home of a friend. Soon, an American woman arrived, who spoke more Spanish, and was equally warm and friendly. All this amazed me, since these people did not know who I was, where I came from, or anything about me, and yet, they opened the doors of their houses and offered friendship.

Even more impressive was the welcome in the house we then visited. The host was outside the house waiting for us, and greeting us with a beautiful "Shabbat Shalom." We entered the house and lit the Shabbat candles. Then, our hostess served the special food she had prepared before Shabbat. She baked a very good challah--the best I've tasted--even better than I could make (LOL). The night was filled with songs, food and much happiness, perhaps the best Shabbat of my life. Nor will I ever forget those new friends I met that day--Gary Corn, Carole Stone and Joanne Yakerson Charm.

Saturday morning, we got up early to go to shul. We walked, which I do not mind in the least because I am used to walking to shul on Sabbath. Gary had prepared a plate of fruit for me to stave off hunger until we finished our prayers. Dan Lessner greeted us at the shul and welcomed me back with the warmth that characterizes San Miguel. The hall filled and prayers were conducted in a different but beautiful way. A Kaddish was sung by a woman--something I had never experienced. In the most important moment, we took out the Sefer Torah and read it, increasing the joy of the wide variety of people present (Halebis, Ashkenazi, Sephardic, Lubavitch, Orthodox, Conservative) all with different levels of compliance but with common goals, a sincere love of Hashem, the Torah, Am Israel and Judaism. After the services, the group divided into two groups to study the parasha of the week-one in English, one in Spanish.

On Sunday day, my appointment with the Bet Din was at 7:30 pm. I slept only three hours the night before, full of nerves and emotion. I walked around San Miguel de Allende to ease my tension. The landscapes are beautiful. Many foreigners live there. It is a magical place--the birthplace of Mexico's independence; every building has a story to tell. I walked so long I worried about getting to my appointment, but I arrived almost two hours early, with my heart beating fast and my excitement growing.

"Uriel, come quick," someone said. I wondered what was happening, then Dan Lessner said they had been trying to find me. The sun was almost down, and we need to perform the Brit Dam Hatafat (drawing of a ritual drop of blood in cases where circumcision is not possible) before it set. I was nervous, but surprised that it was not as painful as I anticipated.

Next, I am invited to the Bet Din. One of the rabbis asks me to introduce myself. I said, "Uriel", then tears overwhelmed me, and for two minutes, I could say nothing more.v After the rabbi's questions end, I am asked to leave the room for five minutes-the longest five minutes of my life. Then the door opened, and one of the rabbis smiled at me and said, "Welcome." I was so joyful that I hugged him and again dissolved into tears. Shortly after, the Arazi family served us a meal. Over the table, I relaxed, and found I could sing merrily with the rest.

The next day was the Mikveh at 6:30 am. The day dawned very, very cold, but that did not stop us. Reynaldo, who had put up a shelter over the water, awaited us there. The men went first, then the women and finally, the children accompanied by their parents. I was the first to be called. I immersed myself three times, listening to the rabbis call out, "kosher, kosher, kosher." I sang along with the rabbis--now I was Jewish. One by one, we emerged from the mikvah, posed for a souvenir photo, then began to sing and dance happily. All warm and joyous, we set off for a meal at the home of Carole Stone.

In the afternoon, there was a party for the entire community. Many familiar faces I saw there as well as some not familiar. We recited our profession of faith and were introduced as the new children of Israel. It was a unique moment, to see whole families come to the people of Israel, and again I could not hold back my tears. I wanted to escape to wipe my tears, but at every step, a new person hugged me, saying, "Mazel Tov." "Thank you," I said to each one, meaning also, "thank you for reminding me what it means to be Jewish."

Two weddings between the newly Jewish couples were performed, and we all sang to the novios. These were the first Jewish weddings I witnessed, and after the ceremony, more food, music and photos.

I thank Hashem for allowing me to reach this point; the rabbis Daniel Mehlman, Juan Mejia and Gideon Estes; also Daniel Lessner, Carole Stone, Gary Corn, Reynaldo, Nechama market and family and all members of the Jewish community in San Miguel de Allende, May Hashem always show His face to each and every one of you and give you peace. And hoping soon I get back over there. hahaha.

Sincerely,

URIEL JAIM LEYVA

www.estudiemostorah.com

oye_israel@ hotmail.com

Historia de una conversión, Historia de un nuevo judío.

 

Todo comienza cuando una mañana reviso mi e-mail y me encuentro con la gran sorpresa que el Rab. Daniel Mehlman visitará la ciudad de Mexicali, rápidamente y sin vacilar me apresuro a llamarle a Noemí cid presidenta del la comunidad judía en la ciudad y le pido asistir al evento, con gran alegría me entusiasme, pues tenía varios años sin ver a mi maestro, amigo y Rabino. Sin duda alguna pasamos un Shabath muy lindo y pude hablar con él me dijo que en poco más de un mes visitaría San Miguel de Allende y tendrían conversiones allá y que estaba invitado ir a presentarme al Bet-Din, pocos días después me comunico con Daniel Lessner que me dio una bienvenida afectuosa sin haberme conocido personalmente, me escribió con tal confianza y calidez que me atreví a decirle que me preocupaba el hospedaje, seguidamente me contestó habiendo solucionado el problemita no antes habiéndome cuestionado mi nivel de observancia en el judaísmo, recuerdo haberle dicho soy Shomer Shabat y guardo Kashrut, y asisto a una Sinagoga Ortdoxa de Jabad, entonces el Sr. Lessner me comunica que el Sr. Gary Corn me recibiría en su casa y que por la cuestión de kashrut ni me preocupara ya que el Sr. Corn guardaba Kashrut y también era Shomer Shabat al igual que yo, cosa que me tranquilizo bastante jejeje.

Es el día que tanto había esperado por tantos años y emprendo mi viaje hacía San Miguel de Allende, así que llego en vísperas de Shabat a San Miguel ya que Lessner me invito a pasarlo con ellos, algo que hasta el día de hoy agradezco enormemente, recuerdo llegar a la calle Organos y afuera decía que ahí era la casa del maíz y eso me extraño pero al ver la mezuzá me tranquilice muchísimo e inmediatamente toque y abre la puerta un hombre alto con barba larga y blanca y me recibe con un cálido shalom, al entrar a la casa pude percatarme que él no hablaba español y recordé que yo no hablo mucho ingles pero eso no fue motivo para que se portara tan hospitalario y cordial, recuerdo que me dijo vendria una amiga por nosotros y pasaremos la cena en casa de otra amiga. Es casi Shabath y de repente llega por nosotros una mujer americana que afortunadamente hablaba mas español jejeje y nuevamente se porto tan cálida y amable que comencé a pensar que esa gente no sabía quién era yo, de donde venia, no sabían nada de mí y aun así me abrían las puertas de su casa y me brindaban su sincera amistad quede impresionado realmente, pero más impresión fue al llegar a la casa donde recibiríamos el Shabath la persona de la casa estaba afuera esperándonos, y salió a nuestro encuentro dándonos un hermoso Shabath Shalom . Entramos a la casa e inicio la recepción del Shabath con el encendido de las velas algo realmente hermoso, la dueña de la casa se apresuro a servirnos la comida que ella antes había preparado especialmente para Shabath y para que nosotros la comiéramos y trae a la mesa una Jalá buenísima creo la mejor que he probado ( incluso mejor que la que yo preparo jejeje) la noche fue muy, muy linda llena de cantos, de comida y de mucha alegría, realmente me atrevo a decir que fue el mejor Shabath de mi vida un Shabath único que jamás olvidare ni tampoco a esos nuevos amigos que ese día conocí (Gary Corn, Joanne Charm-Yakerson y Carole Stone).

Sabado por la mañana me apresuro a levantarme temprano para ir al Shul, el Sr. Corn me comunica que tenemos que irnos poco más temprano de la hora de los rezos puesto caminaríamos hasta el Shul, cosa que no me importo en lo mas mínimo pues estoy acostumbrado ir a pie en Shabath al Shul también recuerdo que antes de partir había preparado un plato de fruta para mí y así resistir el hambre hasta que terminaran los rezos. Llegamos al Shul y ahí tuve la oportunidad de ver por primera vez a Daniel Lessner y me recibió nuevamente con la calidez que caracteriza a los de SMA, poco a poco se fue llenado el salón y los rezos se realizaban de una forma que jamás había visto, algo diferente pero hermoso, recuerdo al principio solo observar que es lo que sucedía y de repente escucho un Kadish tan, tan hermoso y más sorprendente aun para mí , pues era cantado por una mujer algo que jamás había tenía la oportunidad de escuchar, llega el momento más importante, y hay que sacar el Sefer Torah y leerlo y con ello la alegría aumenta en todos los que nos encontrábamos en el salón, era una gran variedad de personas y países (Halebis, Ashkenazis, Sefardis, Lubavitch, Ortodoxos, Conservadores), todos con diferentes niveles de observancia pero con objetivos en común, un sincero amor a Hashem , a la Torah, a Am Israel y al judaísmo. Acabando los servicios se formaron dos grupos para estudiar la parasha de la semana que unos minutos atrás se había leído, un grupo era para personas que hablaban español y el otro que hablaban ingles y así nos nutrimos mutuamente de las palabras de la Torah.

Llega el Domingo día en que me tenía que presentar al Bet Din, mi cita era a alas 7:30 pm, recuerdo solo haber dormido 3 horas la noche anterior sentía muchos nervios y emoción, aproveche el día para conocer San Miguel de Allende y al pasear trate de olvidarme un poco de mis nervios, sus paisajes son muy bellos y jamás había tenido la oportunidad ir ahí, mucho extranjero habita el lugar pero también es un lugar mágico donde cada edificio tiene una historia por contar, un lugar donde se dio inicio la independencia de México y al cual espero regresar muy pronto, recuerdo haber caminado todo el día y me apresuro a ir a mi cita, incluso llegando casi 2 horas antes de lo que estaba programada, el corazón cada vez palpitaba mas y mas recio, los nervios aumentaban y la emoción igualmente. Escucho que dicen ya llego Uriel rápido, rápido, unos corren hacia un lugar otros hacia otro, que pasa decía entre mi, que pasa? Llega el Sr. Lessner y me dice llegas a tiempo tenemos que realizar el Hatafat Dam Brit aun habiendo sol, todo el día trate de localizarte y no pude, rápidamente actuó a realizarlo puesto que el sol estaba casi a punto de concluir, para ese entonces ya estaba más nervioso por la forma tan poco usual de recibirme, pensé me dolería horrores pero aun así estaba dispuesto a realizarlo, y con gran sorpresa no fue el dolor que estaba esperando que iba a sufrir. Me invitan a sentarme a la mesa donde se encuentra el Bet-Din algo asustado y nervioso me siento a la orilla, uno de los rabinos me dice, mejor siéntate en el medio de todos, al momento otro me dice preséntate, recuerdo haber dicho soy Uriel y las lagrimas salieron inesperadamente por 2 minutos sin poder decir más, para ese entonces la emoción de haber llegado a ese momento llega al máximo y estalle en llanto, al finalizar las preguntas me invitan a abandonar el salón por 5 minutos afuera del lugar, creo han sido los 5 minutos más largos de mi vida, solo escuchaba que hablaban entre si y no sabía que sucedería conmigo, de repente abren la puerta y uno de los rabinos me dice bienvenido, había tanta alegría en mi que corrí a abrazarlo y nuevamente las lagrimas me invadieron. Poco después la familia Arazi tenía preparada para nosotros una comida ahí platicamos y con menos presión pude cantar alegremente por unos momentos y me puse de acuerdo para ir al día siguiente ala Mikvé la cita era a las 6:30 am.

Al día siguiente la mañana era muy, muy helada pero eso no fue impedimento para que nos levantarnos temprano para presentarnos a la Mikvé, ahí nos esperaba Reynaldo y poco a poco fuimos llegando todos, los rabinos avisaron que los hombres entrarían primero, después las mujeres y por últimos los niños acompañados de sus padres. Y de repente fui el primero es ser llamado a entrar, 3 veces me sumergí y desde adentro solo escuchaba que los rabinos gritaban Kasher, Kasher, kasher al salir los rabinos cantaron y yo junto con ellos, a partir de ese momento ya era judío y así uno a uno fueron entrando, al concluir todos nos tomamos unas lindas fotos de recuerdo y paso seguido empezamos a cantar alegremente e incluso hasta bailar, nos organizamos para retirarnos del lugar todos igual de contentos y nos apresurábamos ir a la casa de Caroline Stone que tenía preparada para nosotros una rica comida.

Después de la comida con Caroline Stone nos guardaba la fiesta, pues se realizarían 2 bodas judías en San Miguel de Allende, muchas caras ya conocidas pude ver en el lugar y otras no tanto pero el lugar estaba completamente lleno, antes de efectuar las bodas nos llamaron a todos a presentarnos enfrente para darnos la Teudáh públicamente y presentarnos como los nuevos hijos de Israel, fue un momento único en verdad, ver familias enteras entrar al pueblo de Israel, nuevamente las lagrimas me embargaron y no pude contenerme al terminar solo quería salir del lugar para limpiarme las lagrimas y cada paso que daba una persona nueva me abrazaba y me decía Mazel Tov, cada abrazo era una lagrima mas pero aumentaba la alegría, recuerdo solo decir GRACIAS hasta que una persona me dijo , no gracias a ti por recordarnos que es ser judío. Las bodas se realizaron el rabino dijo canten algo y acto seguido empecé a cantarle a los novio y conmigo todos los ahí presentes, fue un momento muy hermoso para mi eran las primeras bodas judías que presenciaba, después de la ceremonia siguió la comida, la música y las fotos.

Quiero agradecer a Hashem por haberme permitido llegar hasta ese momento, a los rabinos Daniel Mehlman, Juan Mejía y Gideon Estes, también a Daniel Lessner, Carole Stone , Gary Corn, Reynaldo ,a Nejamá Mercado y familia y a todos los miembros de la comunidad judía de San Miguel de Allende, pido Di’s siempre muestre su rostro a todos y cada uno de ustedes y les conceda paz. Y esperando pronto me reciban nuevamente por allá jajajaja.

A T T E:

URIEL JAIM LEYVA

www.estudiemostorah.com

oye_israel@ hotmail.com